Apuntes gastronómicos (Parte 1): Los cuchillos de cocina

“Una cocina perfecta es, en todo caso, una cocina bien equipada”así lo afirman desde la tienda online Lancaria.comEs fundamental contar con los accesorios y los útiles necesarios para poder cocinar bien, algo que resulta especialmente valioso cuando se trata de los cuchillos de cocina. Es muy recomendable comprarlos de primera calidad, ya que si se cuidan bien tendrán una vida útil muy larga -posiblemente para toda la vida- y sus prestaciones serán óptimas desde el primer momento.

Entre los cuchillos de cocina imprescindibles mencionamos en primer lugar el pelador, también llamado de tornear, cuya hoja curva, su pequeño tamaño y su enorme manejabilidad lo hacen muy necesario para pelar y tornear la verdura. Para estos mismos alimentos se utiliza también el cuchillo de verduras, perfecto para limpiar, pelar y cortar las frutas y las verduras, gracias a su tamaño pequeño y su hoja gruesa. Similar a éste es el cuchillo puntilla, absolutamente multiusos.

Para las carnes, el cuchillo chuletero, de unos 105 mm, tiene una hoja fuerte y delgada y sirve para cortarlas con eficacia. Por su parte, el deshuesador tiene una hoja curva y delgada, mientras que el de filetear la tiene larga, flexible y delgada, motivo por el cual asegura un corte limpio tanto en la carne como en el pescado.
Otro cuchillo multifunción es el cocinero, cuya medida más recomendable es la de 215 mm. El cuchillo para el pan tiene el filo dentado y su hoja es fuerte y larga. Algo parecido ocurre con el cuchillo trinchador, sólo que en este caso el filo es completamente liso.

Otros cuchillos que pueden llegar a ser interesantes, aunque no de primera necesidad, son el Santoku -que tiene la hoja muy afilada y ancha-, el de salmón, la espátula -con punta redondeada y sin afilar, ideal para la repostería- y el hacha para trocear las carnes con hueso.

cuchillo-de-cocina-global-gs-3-130mm

Mantener los cuchillos de cocina siempre afilados reduce la posibilidad de accidentes y alarga la vida útil de los mismos, motivo por el cual llega a resultar interesante adquirir un afilador para casa.