Reunificar deudas de forma inteligente para llegar a fin de mes

Muchas familias recurren a la reunificación de deudas para poder hacer frente a sus gastos cada vez mayores del hogar y de otros bienes básicos como la alimentación o los servicios públicos.

Pese a la crisis que vivimos desde hace años, el nivel de vida, lejos de descender, no ha hecho más que seguir subiendo. La luz, el gas, el agua… todos los servicios básicos y esenciales del hogar siguen una tendencia alcista de precios, ahogando todavía más a las familias en su aventura por llegar a final de mes.

Es por ello que reunificar las deudas es una alternativa a valorar en el seno de muchos hogares, como forma cómoda y eficaz de reducir la presión económica mensual que tenemos en préstamos concedidos y gastos futuros, para así poder llegar a todo sin estrés o excesivos dolores de cabeza.

Es evidente que muchas personas que han quedado en el paro sufren por no encontrar un empleo que asegure la entrada de liquidez en la familia, pero sobre este apartado poco se puede hacer salvo buscar muchas ofertas, ir a cuantas más entrevistas de trabajo mejor y prepararse lo mejor posible cada una de ellas para demostrar que se es el candidato ideal sin lugar a dudas. Por otra parte, sobre los bienes y servicios básicos no se puede hacer mucho más que economizar todo lo posible los gastos no esenciales y cortar poco a poco de aquí y allá. Y si a ello le sumamos deudas o préstamos antiguos que estamos pagando para el colegio de los niños, el coche o la hipoteca, la situación puede llegar a ser insostenible.

Cuando ya no podemos hacer más y seguimos sin conseguir destensionar la economía familiar, tal vez sea el momento de pensar en reunificar deudas para poder llegar a todo”

Ahora bien, reunificar deudas, además de ser una decisión a tomar entre toda la familia o personas afectadas directamente, debe hacerse de forma inteligente para adaptarla a la realidad de cada caso. Con la reunificación de deudas se puede llegar a reducir hasta en un 80% el importe mensual que pagamos por distintas deudas y préstamos de forma separada, pero no siempre será la mejor solución reducir al máximo este importe mensual, ya que debemos valorar la otra variable protagonista en la toma de decisiones: el tiempo o plazo de devolución.

Al reunificar deudas estamos aplazando también el tiempo en que acabaremos de pagar todos los préstamos a cambio de hacerlo en cantidades menores. Es posible que reduciendo unos cientos de euros mensuales, consigamos bajar en gran parte las tensiones económicas de la familia. A cambio, la ampliación del tiempo de devolución del préstamo no será excesiva. Si en cambio la situación es más desesperada, en tal caso podría ser una mejor opción apostar por la reducción máxima de las devoluciones mensuales a través de la reunificación de deudas, a cambio de ampliar en varios años el periodo en que se deberá devolver todo el dinero.

Reunificar deudas es una excelente alternativa para muchas familias, pero como avanzaba en el título de este artículo, lo más importante es hacerlo de forma inteligente y adaptada a la realidad de cada caso.

Beneficios Diagrama de Gantt

A partir de cierto volumen de trabajo, cualquier persona o empresa que quiera estructurar adecuadamente sus tareas deberá recurrir a alguna herramienta de gestión de proyectos para optimizar su tiempo y mejorar así su productividad.

En el terreno personal, la mayoría de personas se decantan por herramientas como el GTD o el Pomodoro para marcar prioridades y organizarse sus ficheros de forma eficiente. El GTD es un sistema de carpetas donde se clasifican las tareas que surgen en el día a día en base a proyectos, tiempos de entrega y tiempo de realización. Por ejemplo, una de las premisas del GTD es que todo lo que se pueda realizar en menos de 2 minutos deberá hacerse en ese preciso instante, mientras que si va a ocupar un mayor tiempo se deberá pasar a la carpeta de “próximamente”.

El sistema Pomodoro, en cambio, y a diferencia del Diagrama de Gantt en que todo se estructura desde el inicio, se irán fijando lapsos que fraccionarán el total de tiempo que se puede dedicar globalmente. Es decir, se podrá segmentar en intervalos de 20 minutos las próximas 2 horas que dedicaremos a trabajar o a hacer tareas personales. Durante ese tiempo no pueden haber distracciones: ni emails, ni teléfonos, ni encargos. De eso se trata el sistema Pomodoro, de atacar exclusivamente una tarea. Si se acaba antes de esos 20 minutos, se puede descansar o pasar a la siguiente. Si no se ha conseguido terminar se deberá dejar como esté y pasar a la siguiente (salvo que por ejemplo se esté cerca de finalizar la anterior o haya un tiempo de entrega que obligue a priorizar esa tarea)

En el mundo empresarial, en cambio, muchas veces no basta con este tipo de herramientas para el control de proyectos complejos. Podrían estar implicados en un mismo proyecto varios equipos de trabajo, o depender en algún punto de la intervención de una empresa externa que realice una parte del proceso.

Por todo ello, el Diagrama de Gantt puede ser una herramienta eficaz para poner en contexto el trabajo de cada persona, departamento o empresa vinculada a cada proyecto empresarial. Podríamos definir algunas ventajas esenciales del Diagrama de Gantt:

  1. Visual

Permite hacerse una valoración global de los tiempos del proyecto, las personas implicadas o los recursos de personal o monetarios precisos.

  1. Productividad

Un Diagrama de Gantt es una excelente herramienta a la hora de detectar ineficiencias o cuellos de botella que estén contrayendo el potencial de la empresa o un equipo de trabajo. Al descubrir desviaciones respecto las estimaciones presupuestadas se puede actuar a tiempo y sobre las personas realmente implicadas para mejorar en productividad y, a fin de cuentas, en beneficio empresarial.

  1. Objetivos

Marcar objetivos de tiempo o recursos es otra forma ideal para no desperdiciar dinero, personal o tiempo. Sobre el know-how, se pueden ir puliendo los periodos dedicados a cada proceso y puliendo en gran parte las posibles desviaciones asociadas. Con el tiempo, un Diagrama de Gantt será una herramienta potente y fidedigna de la realidad de cada proyecto, pudiendo con ello hacer estimaciones de entrega o producción más fidedignas que mejoren la calidad de servicio que percibe el cliente final.

Si te interesa la materia y quieres profundizar más, te dejo una guía gratuita para descargar en que encontrarás comparativas de softwares y utilidades para implementar un Diagrama de Gantt.

¿Qué son los gastos de representación?

A veces sucede que en la empresa se confunde los gastos de representación con otro tipo de gastos como podrían ser los derivados de viajes, dietas, transporte o kilometraje.

Es importante a su vez tener claros cuáles de los costes en que incurre la empresa son susceptibles de catalogarse como gastos de representación ya que su principal diferencia respecto otros gastos la encontraremos a la hora de deducir el IVA de ellos.

Existen muchas tipologías de gastos de representación, pero en el artículo intentaremos repasar aquellas más habituales en toda rutina empresarial.

Etiquetaremos como gastos de representación todos aquellos que tengan una finalidad de tipo comercial de forma que se incremente con ello la imagen de la empresa y el vínculo con algunos clientes reales o potenciales. Es una acción que combina el departamento comercial en algunos aspectos con el de marketing en otros.

¿Qué tipos de gastos de representación más habituales encontramos?

Para clientes extranjeros podríamos invitar a unos directivos a que visitaran la ciudad, polígono o instalaciones de nuestra empresa. Para ello, el gasto del hotel de todos los emisarios, así como las comidas o cenas que se realicen de forma conjunta, serán partidas que podemos incluir dentro de nuestros gastos de representación. Como vemos, son acciones orientadas a mejorar las relaciones con un cliente real o potencial si forma parte de un proceso de negociación. Sean fructíferas o no estas negociaciones, la imagen de la empresa se verá positivamente incrementada si la guía y trato han sido los adecuados. A nivel analítico, además, podemos saber cuál es el retorno de estas acciones una vez tengamos datos tangibles de dicha relación comercial.

También puede ser una interesante fuente de detección de oportunidades. Pongamos el caso de que utilizamos siempre el mismo hotel para hacer las reservas de las visitas comerciales de empresarios de otras localidades a nuestra empresa. En tal caso podríamos entablar una negociación con el hotel para que nos haga descuentos por volumen y así acabar el año con un ahorro que puede llegar a ser importante.

Este mismo caso puede aplicarse a otra situación más habitual como puedan ser las comidas o cenas comerciales con otras empresas. Si habitualmente invitamos a directivos de otras empresas a los mismos restaurantes, podremos negociar el precio de las comidas o proponer un menú cerrado para los casos en que acudamos con otros directivos. En ambos casos, cuanto mayor sea nuestra partida mayor poder de negociación tendremos y mayor será la rebaja que podamos exigir.

Otros tipos de gastos de representación pueden venir a través de regalos u obsequios. Tampoco cualquier tipo de regalo, ya que si tiene un valor desmesurado puede resultar muy sospechoso cuando tengamos una auditoría externa y nos hagan justificar esos gastos.

En líneas generales, el tipo de inversión o gasto de representación que asuma la empresa tiene que ir en consonancia con el rédito que luego recupera de todas estas acciones. Es ineludible que en ocasiones incurramos en gastos que no finalizarán en un acuerdo al final de la negociación. Pero toda empresa debe mantener un equilibrio, y estas situaciones deberían darse el menor número de veces posible y, de suceder, que no tengan unos volúmenes desproporcionados, por ejemplo, con la cantidad de dinero que movería en caso de fructificar.